Atrapados

Dice Elvira Lindo que a ella le encantan las tradiciones; eso sí, siempre y cuando no duren más de un año. Y que esta regla habitofóbica sólo tiene una excepción: en su casa todos los 2 de febrero se repite una y otra vez la misma situación, toda la familia se reúne para ver Atrapado en el tiempo, la peli de Bill Murray, Andy  McDowell y Phil (la marmota).

Sí, ya sabes, la del día de la marmota, cuando Phil Connors (el presentador del tiempo encarnado por Bill Murray) se queda encasquillado en el tiempo y no puede dejar de revivir una y otra vez el mismo día. Se trata pues de una fábula muy actual que muchos podríamos suscribir como propia.

Y la repetición no vendría tanto de la estructura milimétrica e iterativa que en ocasiones siguen nuestros días, como de la forma de entender mi existencia globalmente y del disfraz (llamémoslo «mi yo frente al mundo») con el que la afronto.  Si analizamos la peli, Phil sólo logra salir del círculo temporal cuando acepta que su vida se va a limitar a un constante 2 de febrero en Punxsutawney. En el momento en que él acepta su vida y no la ve como algo claramente mejorable, sino como un filón de infinitas posibilidades, entonces, paradójicamente, se produce el cambio.

Se trata de un silogismo antiquísimo en el budismo: Con la aceptación llega el cambio. Y también en negativo: Sin aceptación, nunca cambiará nada. Hay un momento en que Phil renueva su manera de enfrentarse a su peculiar existencia: Vale, sólo voy a vivir el mismo día una y otra vez; esto (como todo) tiene sus limitaciones y sus ventajas; exploremos éstas y a la mierda con el resto; acepto mi vida (ya no me la van a descambiar) y voy a disfrutarla/vivirla según me dicten mis entrañas; y al que no le guste, que arree.

Y es que no hay más: aceptación y disfrute. Sentirme feliz con lo que tengo y con lo que soy. Aceptar que soy un creador, y que mi obra se llama vida, y que de mí depende que me salga un truño infumable o una obra maestra a todo color.

Esta entrada fue publicada en Diarios Chuskos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Atrapados

  1. LUCRECIA dijo:

    Aceptemos nos pues!!!

  2. merceds dijo:

    Cada vez más pienso que estamos programados, casi milimétricamente, por días, por semanas, a modo de los períodos críticos de la infancia y sus predisposiciones a aprendizajes concretos… Ahora tocan los de los 40 y… y los 50 y…

  3. Nuria Errejon Granado dijo:

    Voto por la obra maestra a todo color!! Con su dolor y bienestar, alegría y tristeza, bonito y feo, juntos y separados, blancos y negros… ACEPTÉMONOS!!
    Un besito Chusito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *