95

Mírala, 19 lustros en el zurrón y tan lustrosa como el primer día. Es increíble, pareciera que ha hecho un pacto con el diablo, que se podría mantener en esa vejez serena y calma el tiempo que le diera la gana. Pero tiene que haber algo más; aquí hay gato encerrado, fijo. Algún truco, algún sistema, algún secreto que la hace seguir adelante después de tantas leguas a sus espaldas.

Posiblemente alguna dieta, algún superalimento de esos tan en boga: sopas de aleta de tiburón en ayunas, infusiones de equinácea todos los jueves, zumos de papaya y cúrcuma entre horas… O quizá todo lo contrario, algo anutricional: tres días de ayuno en ayunas todos los meses con erre. O puede que sea algo físico, algún tipo de ejercicio especial: caminar entre jarales y romeros su buena media hora todos los días. O a lo mejor se trata de un tema intelectual: leer sólo los clásicos (en ayunas), y de no ser posible, el blog de tu nieto; y además, ver películas únicamente en versión original (iraníes, a ser posible). No, va a ser algo más profundo, un tema de chakras: meditar todos los días llevando la atención a los distintos centros de energía, desde el suelo pélvico hasta el tercer ojo. Sí, esto va a ser.

¿Y si en lugar de tanto especular voy y se lo pregunto? Yaya, dime cuál es tu secreto, anda. ¿Mi secreto? ¿Mi secreto de qué? Bueno, ya sabes, de todo esto, de los 95… Ah, eso; no hay ningún secreto… (5 segundos de pausa reflexiva). Bueno sí, sí que hay uno. (Ufff, menos mal). Genial, yaya (de esta me forro, ya verás); se lo dices a tu nieto favorito, porfa. Muy sencillo: no querer ser alguien distinta de la que soy. (Ojiplático). Mira, el otro día me pusieron un ejercicio en el que me preguntaban que de volver a nacer quién me gustaría ser. ¿Pues quién iba a querer ser?, pues Natalia, la que soy, quién si no. (Entre el pasmo y el alucine).

Así que sólo era eso, simplemente ser quien eres, unicamente no querer ser otra cosa distinta de lo que ya eres. Buah, chupao. ¿No?

Para Natalia, la superabuela que compartió su secreto

Esta entrada fue publicada en Fortaleza Emocional. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a 95

  1. Beatriz dijo:

    Bravo por Natalia…suerte de tenerla.

  2. Conchi Vázquez dijo:

    Disfruta de Natalia todo lo que puedas. No hay nada como la yaya!

  3. Iwona Zofia dijo:

    Esas son nuestras Abuelas!!! Gracias

Responder a Conchi Vázquez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *