Faros

Nochevieja, en plena soledad (buscada, sí, pero soledad), entre capítulo y capítulo de True detective, después de una frugal cena, intentando darle sentido a este momento de cambio, con mi mejor voluntad, escarbando apenas mi alma, escribí tres propósitos en una anodina hoja en blanco: cuidarme, quererme y no sé qué otra obviedad más.

Lugares comunes, clichés seguros, hoteles estrellados con buena calefacción e hilo musical. Nada. Uno más en el rebaño, otro replicante replicando lo que debe, un clon de mí mismo, todo buenas intenciones intrascendentes. Me faltó coraje para ir más allá, simplemente me arrebujé en mi cabecita mullida sin querer saber nada de lo que berreaban mis entrañas.

Porque es cierto, estaría cojonudo que me cuidase más, que me quisiera más, y que de lo otro también más. Pero es que esos propósitos tan genéricos, tan universales, tan nebulosos, tienen la misma eficacia que las dietas de mi madre. Ya puestos, podría haberme ido al bien común: que se acaben las guerras y el hambre, y que todos vivamos en amor y compañía… Total, iba a lograr los mismos resultados.

Tío, ve a lo concreto, aunque pueda parecer una memez frívola desde fuera. Dispara a la diana: me voy a zumbar a la vecina del quinto. Así me gusta, un faro en todo lo alto de la costa, con un bombillón que deslumbra a la luna y tocando la sirena cada 2 minutos. Eso sí sirve.

Y sirve porque te pone los pies en la tierra y la mirada al frente. Sirve porque te da un norte al que apuntar tu brújula. Sirve porque le pone plomo a tu cabeza alada. Zumbarme a la vecina del quinto. Ya está. Sin más.

Y es que, más allá de dónde esté, lo importante de un faro es que se vea bien, aunque nunca llegues a tocarlo.

Esta entrada fue publicada en Fortaleza Emocional. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Faros

  1. PATXI FUMANAL dijo:

    Lo importante es no confundir los faros con las hogueras que los Hermanos de la costa encendían en las playas para provocar naufragios.

  2. Beatriz dijo:

    Se tornan y descolocan…y si te zumba la vecina a ti? Mejor andando caminito al faro. Me divierte el paisaje y el pasaje.

  3. Pepe dijo:

    Si la vecina lee el blog creo que te va a cumplir el deseo

  4. Mrcedes san esteban de leces dijo:

    Yo creo que lo importante es anhelar sueños grandes y ocuparse de los detalles pequeños..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *