Mariposas

Otra vez. Cuando empezaba a pensar que aquello ya no iba conmigo, que yo ya estaba de vuelta de todo ese rollo corintelladesco, que mi crecimiento y evolución me habían llevado a convertirme en un ser superior, alguien incapaz de sentir todas esas tontunas más falsas que el corchopán, de repente, una tarde de verano volvieron otra vez…

Así, sin más, las tan manidas mariposas pululando por mis entrañas. Aquella sensación tan gustosa y adictiva, aquel está to’bien que abrazaba cada instante como una fiesta sin motivo ni objetivo, aquella infinita sonrisa boba…

Todo tan parecido a tantas otras veces. Pero no, algo sí había cambiado: me estaba enamorando (de acuerdo) pero, por primera vez en mi vida, lo estaba haciendo de una mujer y no de la imagen de semidiosa que me iba montando en mi imaginación.

Esta princesa se tiraba pedos. Podía ser totalmente consciente de sus zonas oscuras (aquel egocentrismo exagerado, su facilidad para interrumpir cada poco las conversaciones, esa frialdad ocasional hacia su hijo…), y a pesar de ello (o mejor: gracias a ello) amarla.

Por primera vez me estaba enamorando de un ser humano y no de la proyección ideal que mi mente hacía a partir de alguien. Estaba aceptando todo el lote, sin seleccionar las partes que me gustaban y que me iban bien (me quedo con su alegría y con su culo, pero cuando le entre la neura que la aguante su madre).

Y es que, abrazando sus zonas oscuras, me daba permiso para sentir y abrazar las mías. O más bien al contrario: al haber sido capaz de hacer las paces con mi yo más astroso, podía hacer lo mismo con el de ella. Porque al final, a poco que le des una vuelta, te darás cuenta de que tú, yo, los pedos, el amor… somos todos la misma cosa.

Esta entrada fue publicada en Diarios Chuskos. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Mariposas

  1. Vero Salcedo dijo:

    ¡¡Buenísimo Chus!!
    Me encanta cómo escribes…con un lenguaje cuidado y muy fresco a la vez…:)Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *