Etapa 10: Villalcázar de Sirga – Sahagún

Etapa 10Comienzo a caminar temprano y a buen ritmo. Cuando empieza a clarear llego a Carrión de los Condes. Paro en el primer bar que encuentro abierto a comprar un pincho de tortilla. Allí me coincido con dos tíos desayunándose un botellín: evidentemente están finiquitando una noche de juerga. El mayor comienza a charlar conmigo. En cierto momento me pregunta: “¿Cuándo empezaste en Saint Jean?”. Le contesto. “Entonces, estás doblando etapas. ¡No dobles etapas que luego lo pagarás…!”. Y allí lo dejo, con sobrino y curda.

Continúo adentrándome en el pueblo cuando una chica asiática me pregunta por el Camino. Es pequeña y delicada; puro yin. Se llama Min Yan y es coreana. Empezamos a caminar juntos y a contarnos la vida (en inglés, claro). Caminar y charlar; charlar y caminar; así más de tres horas… Casi ni me entero de la llanura infinita, ese tramo átono de 17 km entre Carrión de los Condes y Calzadilla de la Cueza. Min Yan tiene su propio proyecto durante el Camino: tatúa y fotografía manos de peregrinos con diferentes mensajes (en coreano).

Llegamos por fin a Calzadilla y paro a comprar mi segundo pincho de tortilla del día (con chorizo esta vez). Decido seguir solo en mi Camino y me despido de mi amiga coreana. En ese momento me planta dos besos agradecidos que me llenan de vida.

Sigo mi Camino con Sahagún como objetivo final. No paro a comer, con los dos pinchos tiro adelante… Paro en un par de pueblos a refrescarme y descansar. Y empiezo a sentir mi tobillo derecho cada vez más rígido, como si le faltase lubricante y estuviese a punto de gripar.

En estas que, cerca ya de Sahagún, cuando el calor sigue siendo inverosímil, paro a aliviarme en un bosquecillo pegado al camino. En plena faena escucho pasos y una voz cantarina. Dejo que pase por delante y no puedo dejar de sonreír. Otra vez Filippo, ¡Madonna santísima!

Llegamos juntos hasta Sahagún y paramos en su inmenso albergue municipal. Cada vez me molesta más el tobillo, ya casi no lo puedo estirar…

Esta entrada fue publicada en Camino 2015. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *