Etapa 7: Santo Domingo de la Calzada – Agés

Etapa 7Me levanto muy temprano (para variar), pero descansado y con fuerza. Comienzo a caminar y parece que mis pies chillan mucho menos. La oscuridad me lleva hasta Grañón y, justo después de rellenar mi cantimplora, se me aparecen Santiago y el cable…

Aparece Santiago encarnado en un italiano de 18 años: Filippo, que camina y habla con paso ligero. De primeras, me propongo ir un rato a su ritmo, el ritmo con el que empecé en Saint Jean, el ritmo al que suelo caminar y que ahora me parece ciencia ficción. Filippo comenzó el Camino un día después que yo, y su presencia llena de aire fresco mi cabeza: puedo caminar rápido (6 km/h) sin que mis pies me duelan… ¿Cómo puede ser que ayer llegara a Santo Domingo arrastrándome y pidiendo clemencia, y ahora me sienta capaz de todo?

Seguimos caminando y charlando durante dos horas. Y cambia mi cabeza y cambia todo: ya no arrastro los pies; lo que antes era dolor, ahora es simple molestia; lo que antes era pesadumbre ante un objetivo que se iba alejando, ahora es motivación y alegría ante el reto que se me presenta. Cambié mis gafas y cambió mi realidad.

Paso por los Montes de Oca esperando ver aparecer a Fendetestas en cualquier momento. Y finalmente (50 km después), llego a Agés, un pueblo con mucho encanto, con un toque hippy muy agradable. Allí me encuentro (¿cómo no?) con Filippo, mi alter-ego italiano. También con aquel tendero de alma y uñas negras, y con Manolo Rodríguez, el escritor que escondía un secreto en un árbol, y con Juan el Extremeño, ese personaje de piel tostada y sonrisa fácil, que recorre el Camino de Saint Jean a Santiago, para luego volver de Santiago a Saint Jean. Así, una y otra vez (ésta era su vigésimo quinta). ¿Por qué, Juan? Porque si no lo hiciera, estaría en cualquier parque, emborrachándome un día tras otro; y no quiero eso…

Y es que saber lo que no queremos, ya es mucho saber.

Esta entrada fue publicada en Camino 2015. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *