Yogures

A veces lyoguresa vida nos deja a la altura del yogurt y nos coloca fecha de caducidad: «Le quedan dos meses; lo siento…». ¡Vaya palo!

De primeras, la autocompasión y el miedo se apoderan de nosotros (normal): «¿Por qué a mí?». Esa sensación de inmortalidad que nos ha acompañado desde que tenemos uso de razón se viene abajo de repente. El miedo a lo desconocido nos bloquea por completo.

Pero, a poco que aceptemos la situación, nos daremos cuenta de que estos dos meses que nos quedan por delante son un regalo que la Vida nos hace.

Un regalo para irnos en paz, habiendo cerrado todo aquello que tuviésemos pendiente. Un regalo para perdonarnos y perdonar, para darnos cuenta de que sólo el Amor puede dar sentido a una vida. Un regalo para permitirnos y permitir, para ser y dejar que el otro sea. Un regalo para despedirnos de todos aquellos que habitan nuestra alma. Un regalo para expresarlo todo, para no callarnos nada, para darle la palabra a nuestro corazón.

Si estos dos meses los entendemos como una oportunidad y no como un calvario, seguro que la huella que dejaremos en este mundo será más profunda y brillará con más fuerza.

No sabemos si nos llegará el aviso de fin de etapa, pero lo que es seguro es que todos nos encaminamos hacia el mismo lugar. Hagámoslo en paz, agradecidos y agradeciendo, con dignidad y alegría, tendiendo puentes y cerrando círculos, con la calma de quien sabe que lo hizo lo mejor que supo y pudo.

Para Luis (in memoriam)

Gracias, Amigo

Esta entrada fue publicada en Miscelánea. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Yogures

  1. Lucrecia Zurdo Molón dijo:

    Gracias amigo, tu huella me acompaña por toda la eternidad

  2. Marta Chijeb dijo:

    Muy madura te reflexión. Te veo siempre en Saber y Ganar y me complace ver tu blog. Gracias, Y que siempre seas «VALIENTE».

  3. Ana María Lamoneda Dominguez dijo:

    Muy inteligente reflexión y a mi también me gusta verte en Saber y Ganar. Eres uno de mis concursantes favoritos.

  4. Ana María Lamoneda Dominguez dijo:

    Se me olvidó decirte que te mando saludos desde Coatepec Veracruz México. Suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *