Elegir

imagesUn suponer: imagina que siempre acertamos. Imagina que, elijamos el camino que elijamos, siempre vamos a ir a dar con el bueno. Imagina que el miedo a equivocarnos no tuviese lugar de ser porque, hagamos lo que hagamos, el resultado final va a ser siempre positivo, porque siempre nos va a hacer crecer…

En nuestra vida estamos constantemente eligiendo, tomando decisiones que nos habrán de llevar a lugares muy diferentes. Este recorrido vital, más allá de nuestra carga genética, es lo que nos va haciendo únicos; porque puede haber dos gemelos con el mismo ADN, pero cada vida es un camino nuevo e irrepetible.

Muchas veces, al llegar el momento de decidir, el miedo nos paraliza; la incertidumbre de no saber si vamos a elegir lo correcto nos lleva al inmovilismo, nos acobarda. Pero, en el fondo, qué más da lo que decida: si elijo una opción mi vida irá por cierto camino que me aportará ciertas cosas; y si elijo otra, llegaré a otros lugares y me iré nutriendo de otra manera. En el fondo, es lo mismo.

No tengas miedo a elegir. La decisión que tomes será la correcta, simplemente porque será. La vida no tiene segundas tomas, la primera siempre es la buena. Lo único importante es no tenerle miedo, confiar en ella, sabernos protegidos por ella.

Porque, aunque a veces lo dudemos, La Vida Nos Ama (siempre y sin condiciones).

Esta entrada fue publicada en Diarios Chuskos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *