Nuestro secreto

secretoSé que no dormías. Quizá las primeras veces. Yo enloquecía: lo prohibido, la oscuridad, tu olor, tu cuerpo tibio bajo las sábanas… Me excitaba como nunca volveré a hacerlo. Tocarte entera, lamerte entera… toda para mí. Tu sueño infinito, mi locura transitoria. Y a la mañana: la realidad. La otra realidad. Nada distinto, todo diferente. Nuestro secreto.

Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *